Calidad y
Medio Ambiente

Desde un principio la prestación de un servicio de calidad que responda a las exigencias de nuestros clientes y del medio ambiente es un objetivo permanente y prioritario.

Así y tomando como base las normas internacionales ISO 9001:2015 en materia de calidad e ISO 14001:2015 en materia de medio ambiente, hemos implantado un sistema de gestión y mejora continua que sirve como modelo de gestión de trabajo para toda la organización, habiendo obtenido los correspondientes certificados tanto nacional como internacional, expedidos por la entidad nacional de acreditación “ENAC”, siendo, además, la primera empresa a nivel nacional dentro del sector, en obtener dichos certificados conforme a la referida norma.

En este sentido y tomando como referencia la política de calidad establecida por Transgruma y conocida por todos los integrantes de la compañía, todas las actividades relacionadas con la calidad van encaminadas a conseguir el objetivo de “calidad óptima” en el plazo previsto, entendiéndose como aquella que hace que el servicio sea útil, que cumpla los requerimientos de las normas y las exigencias propias de la compañía, las del servicio, las de los clientes y las del mercado.

Todo esto se consigue teniendo en cuenta que además de la organización, principios y objetivos de calidad, cada empleado es responsable de la calidad de su propio trabajo y del seguimiento de las reglas del sistema. De esta manera cualquier actividad o actuación de Transgruma está presidida por una idea: “satisfacción plena del cliente”, aceptando que la calidad es cosa de todos y no de un servicio o departamento concreto.

Y no podríamos hablar de calidad dejando a un lado al medio ambiente, y es que para Transgruma su cuidado es una responsabilidad y por ende estamos obligados al estricto cumplimiento de las normas que garanticen una adecuada y responsable gestión de residuos. Es por ello que todos los residuos peligrosos y no peligrosos que generamos, principalmente en nuestro taller, son tratados por gestores de residuos peligrosos y no peligrosos autorizados, siguiendo los requisitos de aprovechamiento de los residuos como subproductos (reciclar y reutilizar), si no puede ser, el tratamiento que reciben es de valorización energética. Finalmente, si es imposible todo lo anterior, como último recurso, el tratamiento a realizar a este residuo es la de eliminación en vertedero.

El almacenamiento de los residuos se realiza en nuestras propias instalaciones, en un lugar específico, identificado y a cubierto. El periodo máximo de almacenamiento legal de los residuos peligrosos es de 6 meses, aunque en la práctica, la gestión por el gestor se realiza cada 3-4 meses aproximadamente.

Además, recientemente hemos renovado la certificación de la ISO 14.001 sin ninguna no conformidad, demostrando el compromiso de toda la organización en las mejoras en este aspecto. Además, en estos últimos años hemos renovado gran parte de nuestra flota de equipos, lo que supone una reducción de los residuos generados, tanto de CO2 por la nueva tecnología actual de los camiones, como de residuos de taller al tener muchas menos averías.

Transgruma ha obtenido los correspondientes certificados, tanto nacional como internacional, expedidos por la entidad nacional de acreditación “Bureau Veritas” siendo, además, la primera empresa a nivel nacional dentro del sector, en obtener dichos certificados conforme a la referida norma.

Ir arriba