BOMBEO DE HORMIGÓN

Bombeo de hormigón

Presentamos nuestros servicios de bombeos de hormigón. En Transgruma S.A. ofrecemos una amplia gama de auto bombas de elevación de hormigón, con una longitud de pluma de 24 a 63 metros, siendo esta última una de las mayores del mercado.
Esta división de bombeo de hormigón, se ve completada con maquinaria para bombeos especiales. Bombas de hormigón estacionarias y distribuidores de hormigón tanto manuales como hidráulicos que permiten alcanzar cualquier objetivo y dar un servicio global en obra. Disponemos de bombas de hormigón PUTZMEISTER y JUNJIN.

Bombas de hormigón estáticas

División de Bombeos de hormigón especiales

Cuando los alcances verticales y las posibilidades de las autobombas de hormigón sobre camión se quedan cortos. Es por ello para una distribución eficiente del hormigón son las plumas estacionarias, especialmente útiles en grandes proyectos con largo tendido de tubería en horizontal o vertical.

En combinación con la bomba de hormigón estacionaria, pueden realizarse soluciones de alto rendimiento, adecuadas a la práctica, que reducen el tiempo de obra en distribución de hormigón y aumentan el rendimiento de aportación. La pluma trepadora se desplaza desde un dispositivo elevador acoplado, atravesando cubiertas y huecos, hasta las plantas superiores a construir; Dicha pluma estacionaria, posibilita no solo poder bombear los forjados, sino también se bombean los pilares, escaleras, muros, etc, es decir que la totalidad de la estructura es bombeada.

Las plumas estacionarias o bombas torres, pueden utilizarse en combinación con bombas de hormigón estáticas. Ello facilitan los bombeos a realizar en trabajos que precisen alcanzar grandes distancias verticales. De esta forma se incrementa la producción, pudiendo realizar el bombeo completo de la estructura. Estas estructuras pueden ser, forjados, pilares, muros, escaleras, etc.).

Esto es posible sin necesidad de tener que extender tubería ni los manguerones por encima de la ferralla, facilitando así el trabajo de los operarios. Y por consiguiente, aumentando la producción y mejorando la seguridad.

Reducen el tiempo de distribución de hormigón en la estructuras de la obra.